"Pero en verdad no eres capaz de contemplarme con esos tus ojos. Yo te daré la divina vista y contemplarás mi soberano Poder. "
Krishna a Arjuna en la Estancia 11 del Glorioso Upanishad del Baghavad Gita.

Loading...

sábado, 10 de abril de 2010

Amma


Escribe Ima Sanchís en El don de arder:

"Para ella no basta con meditar, únicamente dando amor nos reconciliaremos con nosotras mismas. "Somos uno", insiste. Cuando esta mujer empezó a recorrer India abrazando a la gente, no siempre fue bienvenida, hubo quien se burló de ella e incluso llegaron a apedrearla, pero continuó con su labor. Dice que tuvo una revelación divina: "Adórame en los corazones de todos los seres y alivia el sufrimiento".
Fragmentos de la entrevista:

- ¿Cuál es el problema del mundo?
- Ninguno. El problema está en nuestro interior, es nuestro ego. Debemos cambiar nuestra actitud hacia el mundo.
- ¿El ego?
- Sí, el ego es el que nos impide sentir compasión por los demás, porque cometemos el error de creer que somos diferentes.
- Eso es inmadurez
- Los adultos creen que ya han crecido, que la inocencia o la ingenuidad es algo de lo que deben avergonzarse, pero lo único que ha crecido es el ego. El corazón está atrofiado. Cualidades esenciales como la compasión y el amor están hoy en su lecho de muerte.
- ¿Y qué es el amor?
- Ver y sentir la vida en todas las cosas. La vida y el amor son una unidad. Sin embargo, nosotros sólo tememos relaciones con los otros y con el mundo, no hay sentimiento de unidad y, por tanto, no hay amor. El amor ocurre sólo cuando dejamos de racioanlizar.
- Difícil me lo pone.
- Hemos crecido acostumbrados al egoísmo, a la competencia, al odio, los celos y la guerra. Nuestro contacto con el amor es sólo superficial. El amor real se experimenta cuando no hay condiciones, y las condiciones existen únicamente donde hay división.
- Pues es un círculo vicioso...
- Rómpelo, permite que tu corazón florezca a través de la compasión, sintoniza con la pena y el sufrimiento de los demás. Haz una cosa: métete el dedo en el ojo.
- ¡Ay!
- Ahora, ¿vas a catigar al dedo?
- No pensaba.
- Lógico, porque tú eres tu dedo y tu ojo. De la misma manera deberíamos poder vernos a nosotros mismos en todos los seres. ¡Es obvio que somos todos hermanos!
- Los hermanos también se pelean.
- La compasión no mira las debilidades de los demás. No hace distinción entre buenos y malos. No traza líneas divisorias entre dos paises, dos creencias o dos religiones. La compasión no tiene ego, y olvida y perdona.
- ¿Y si no puedes olvidar?
- Vive el momento presente. Aprende a llevar a cabo tus accciones sin ningún apego e ignora el fruto del futuro. Siempre que estés haciendo algo, trata de ser consciente. Si estás vigilante, notarás la carga innecesaria de los pensamientos negativos que transportas. Ese estado de alerta te hará libre.
- A veces las circunstancias...
- No culpes a las circunstancias ni a los demás. Tus fracasos, tus sentimientos heridos y tus miedos son debidos a alguna debilidad, y esa debilidad es ignorancia. Deja de aferrarte al pasado y serás libre y tendrás paz.
- ¿Como un niño sin pasado?
- Exacto, así como un niño vive plenamente en el presente, cuando tú ames, deja que todo tu ser esté presente en ese amor, sin reservas ni divisiones. No hagas nada en forma parcial, hazlo todo con plenitud.
- El miedo bloquea la espontaneidad.
- Es el miedo a ser juzgado. El problema yace en el sentimiento de separación, en el sentir que los demás son otros. Mientras exista ese miedo, tu corazón estará cerrado.
- Difícil abrir un corazón herido.
- Cuando pases un mal momento piensa: no espero ningún amor de los demás, no lo necesito porque yo soy una fuente inagotable de amor, que continuará dando amor y nada más que amor a todos los que lleguen a mi. El amor puede existir únicamente donde no se fuerza.
- Creo que pide demasiado.
- Todos hemos sido heridos muchas veces, nuestro ego ha sido lastimado. Pero la mejor cura es observar la mente. Deshacerse de todas las penas del pasaddo y relajarse.
- ¿Cómo?
- Empieza por aprender a estar relajada durante los momentos de tensión. Aprende a hacerte a un lado y observar los pensamientos negativos, los sentimientos heridos y la agonía mental por la que estés pasando. No cooperes con la tensiónn y la agonía.
- ¿Cree que la suma de esos intentos cambiaría el mundo?
- Sí, tan sólo con que en el seno de cada familia un miemro este decidido a practicar la compasión.
- ¿Y quién será compasivo con él?
- No necesitará la compasión de nadie, porque dar amor nos llena de amor.
- ¿Cree que es posible alcanzar la felicidad?
- Estar contento y feliz depende únicamente de la mente, no de las circunstanccias. En realidad la felicidad depende del dominio de uno mismo. Incluso el más sublime de los paraisos se transforma en un infierno si la mente está agitada, y viceversa.
- Entonces, ¿hay solución al sufrimiento del mundo?
- Por supuesto que la hay. El problema actual es que a la gente no le importan sus semejantes y al que le sobra es incapaz de dar. ¿Sabes lo que pasa?
- ¿Qué?
- Que la gente habla de Dios, pero no practica a Dios, no tiene a Dios en su interior. Dios, que es el amor, debe trabajar a través de nuestros ojos, de nuestras piernas, de nuestro corazón, a través de nuestros pensamientos y de nuestras acciones, y así acabaremos con todos los problemas y sufrimientos.

Entrevista realizada el 26 octubre de 1999

4 comentarios:

  1. La Madre Teresa dijo:
    "He descubierto la
    paradoja de que si amas
    hasta que duele,
    no puede haber más dolor,
    Sólo más amor".

    ResponderEliminar
  2. qué buena pinta tiene este libro, creo que para Sant Jordi .... mmmm ... caerá :)
    Gracias Isa por la recomendación. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  3. Me gusta este diálogo con Amma:

    Interrogador: ¿Amma me puedes dar un consejo de una sola frase que me dé paz interior?

    Amma: ¿Permanente o temporal?

    I: Permanente, por supuesto.

    A: Entonces encuentra tu Ser.

    I: Eso es demasiado difícil de entender.

    A: Entonces ama a todos.

    I: ¿Son dos respuestas distintas?

    A: No, sólo las palabras son distintas.

    ResponderEliminar